Ataque rengo

El sistema ofensivo de Independiente peligra si las sociedades por las bandas no funcionan.

Se hizo fuerte en Paraguay Independiente, a pesar del resultado. El conjunto de Ariel Holan dominó al rival casi todo el partido aunque no logró la profundidad y precisión como para alcanzar, como mínimo, el merecido empate.

Por el lado de Juan Sánchez Miño, quien viene con un sostenido rendimiento superlativo de hace varios partidos, se vio lo mejor del Rojo.

Es ese lado el que lleva el mayor peligro al área rival y ha dado sus buenos frutos en consecuencia.

Pero no viene sucediendo lo mismo por la banda derecha.

La lesión de Fabricio Bustos ha generado un declive importante en el ataque de Independiente por la derecha.

El buen entendimiento que ha desarrollado Sánchez Miño tanto con Barco como con, en ocasiones, Benítez o Tagliafico, no se produce del otro lado.

La pericia, la habilidad, la actitud y lo punzante de Bustos no pudo ser reemplazada desde su lesión.

Por caso, Jonás Gutiérrez ha ayudado ocupando esa posición pero sin las características suficientes como para poder asociarse en la ofensiva ni con Maxi Meza, ni con Leandro Fernández y mucho menos con Lucas Albertengo.

Ayer en el Defensores del Chaco, Ariel Holan habló sobre la recuperación del buen Bustos, de hecho fue sustituido. Fue cuando Meza, de gran nivel desde que arranco este semestre, se volcó a la banda, Independiente encontró caminos por ese lado. Holan lo usa ahí porque sabe que en otros partidos le ha rendido, no tanto así en la posición de doble cinco.

El sistema ofensivo del Rojo tiene componentes vitales en las sociedades por las bandas y hoy ataca rengo.

Habrá que rezar por la recuperación de Bustos para la vuelta puesto que ha sido el mejor lateral ofensivo en muchos años.

Se el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*