Adaptación, tiempo y el plan de Holan

Pasada la Recopa, el entrenador de Independiente se planteó como objetivos: la clasificación en el grupo de la actual Copa Libertadores y ubicarse bien alto en la tabla de Superliga para asegurar el ingreso a la de 2019.

Desde que Independiente comenzó las competencias este año, la incógnita mayor se centró en cómo haría Ariel Holan para que el funcionamiento de su sistema no se viera afectado por las salidas de los nombres fuertes que se dieron durante el mercado de pases.

En el curso de enero, febrero y marzo, con importantes instancias cumplidas, vimos a un Independiente que jugó una final de Recopa con mucha hombría y carácter, aunque con pocos períodos de funcionamiento por partido.

Pasó también en lo que va de Superliga. Excepto ante San Martín de San Juan, el equipo logra momentos cortos de gran vuelo futbolístico y muchas lagunas donde los rivales se encuentran con el protagonismo y la tenencia.

Dentro del mismo plantel, por tiempo de trabajo, existe un grupo de jugadores que tiene muy incorporado el sistema de juego (sin mencionar lo físico) que pueden tener más chances de formar el equipo titular que el otro grupo. El otro grupo, el de las incorporaciones y los lesionados, vive lo que el entrenador explicó en varias conferencias: el periodo de adaptación.

Por tiempo, jugadores que se saben de alta competencia o técnicamente dotados, deben ponerse a punto físicamente y a partir de allí empezar a ser eficientes en la realización del sistema. Es lógico, es entendible, es así.

La distancia entre ambos grupos se nota cuando comienzan a haber cambios, o equipos alternativos, o los famosos mix. Es una distancia lógica pero que no deja de existir.

Y si bien el entrenador repetidamente ha expresado que tiene los jugadores para poder aplicar el mismo sistema, es claro que por características individuales es casi imposible que se pueda dar, con distintos nombres, las asociaciones y tándems que se generan cuando juegan los que más masticado tienen el sistema.

Hay una merma futbolística en el Independiente de Holan, no hay por qué negarlo, sin embargo, también hay que darle el tiempo necesario a los jugadores que llegaron que se adapten y, en caso de no poder ejecutar el sistema ideal del entrenador, pensar en jugar de otra manera cuando los nombres cambian.

Para dar un ejemplo visible:  quizás tenga que ser otra la distribución de jugadores (formación) cuando no puedan jugar juntos Benítez, Meza, Fernández y Gigliotti. Por nombrar jugadores con mucho tiempo junto a Holan.

Es grande la cantidad de partidos y muchos los kilómetros que tiene que recorrer Independiente. Tendrá, por ende, poco tiempo real para trabajar. El DT necesitará de todo el plantel para lo que intenta y puede ser una alternativa manejar una manera distinta de sacar un partido adelante mientras le da el tiempo que necesitan los refuerzos.

Es en vano lamentar puntos, de todas maneras, como bien dijo Holan todavía hay muchos en juego. Lo que no sobra es el tiempo ya que se viene un calendario apretado.

 

 

 

Foto: Prensa CAI Oficial.

Deja tu comentario