El penal que no fue

Independiente venció 1-0 al Cerezo Osaka y se quedó con la Suruga Bank pero la ventaja pudo haber sido mayor y, uno de esos motivos, fue por el penal que no se cobró a comienzos del primer tiempo por una mano dentro del área por parte de un futbolista del club japonés. 

Los  polémicos fallos arbitrales lo persiguen a Independiente y, esta vez, viajaron al otro lado del mundo para hacer de las suyas. Es que en los primeros minutos del primer tiempo, el neozelandés Matthew Conger no cobró un claro penal a favor del equipo de Holan.

La jugada se dio en el sector derecho del área del conjunto local. Maximiliano Meza lanzó que no prosperó porque Tatsuya Yamashita puso su mano izquierda en la trayectoria del balón.

Sin embargo, el “rojo” supo hacerse fuerte en tierras niponas y conquistó su título internacional número 18.

Deja tu comentario