LA VERDAD POR LA MEDIDA Y LA MEDIDA POR LA VERDAD

Independiente hizo su debut por Copa Sudamericana 2019 con una goleada ante el modesto Binacional.

La sentenciada llave ante la Escuela Municipal Deportivo Binacional es en sí misma la explicación y el análisis de un proceso deportivo que ha pasado, en palabras del propio entrenador, “por turbulencias”.

Se explica desde el contexto, de una instancia a la que el equipo accedió luego de perder puntos insólitos y de local a finales del primer semestre de 2018, relegando la clasificación a la Copa Libertadores en curso.  Y sin desmerecer el muy buen partido desarrollado por los de Holan, arriba a primera fase de Sudamericana ante un rival cuasi amateur.

Abismal fue la diferencia en todos los aspectos, sin embargo, Independiente jamás subestimó el encuentro, quizás con la necesidad de buscar rendimiento más que goles.

Porque con la intención de ver el bosque detrás del árbol, el equipo se sabe con la necesidad de remontar y escalar futbolísticamente. Y quiso ganarlo categóricamente, buscando lugares donde apoyarse para asomar la cabeza.

Así como contra Vélez, la actitud fue lo superlativo, más allá del juego en sí.

Aunque de ninguna manera puede ser medida ni punto de referencia, este partido de ida puede dar su mayor provecho desde lo emocional. Una inyección de confianza y un espaldarazo ante tan maltrecho semestre.

Deja tu comentario