SE SOSTIENE

A pesar de la derrota, Independiente tiene grandes chances de avanzar en la Copa de la Superliga por los goles marcados en La Paternal.

Así se sostiene este Independiente desde hace muchísimos meses. Apoyándose en lo que podría haber sido, en lo que aún no sucede por incontables motivos que le son ajenos. Con victorias que son niebla, con resultados ajustados, con logros pequeños, que enmascaran el vacío futbolístico de fondo. Se justifica en base a un misterioso proyecto que no da pistas en la cancha, sino que, por el contrario, muestra cada vez mayores falencias, como contra Argentinos Junios, en esta caída en La Paternal.

Fue más de lo mismo, desde lo táctico. Pero sin carácter, aquel carácter que sacó adelante el partido contra Vélez, que si bien no era un gran rival, al menos se lo sabía corredor y metedor. Muy parecido a este Argentinos, que peleó el descenso, lo evitó y finalmente se ubicó último en el Superliga.

Claro que podría haber sido 2 a 0 en un momento el partido, cuando perdonó Romero el mano a mano. Pero analizar eso sería continuar en la negación de lo que sucede con este equipo que no encuentra los caminos que lo lleven a marcar una diferencia real con ningún rival, considerando la preparación, los recursos y las teóricas jerarquías individuales.

Solo Martín Campaña salvó la ropa en este partido de ida por la Copa de la Zaraza. Copa de la Zaraza que, inventada de la nada, hoy es la única llama de ilusión para camuflar la desastrosa realidad futbolística del equipo.

Deja tu comentario