LA TALLA PARA OCTAVOS

El boleto que consiguió Independiente para enfrentar a Defensa y Justicia en octavos de final de Copa Argentina se parece a ese pantalón que se compra para meterse presión en la dieta. Cierra y te deja caminar, pero ajustando las comidas, hasta te permitiría agacharte con comodidad.

Así pasó el equipo de Beccacece a Patronato, con lo justo. Con lo que tiene hoy, con lo que pudo estructurar en base a su filosofía, con la promesa de llegar a ese partido ante Defensa con margen para agacharse y hasta saltar.

Con la mentira piadosa del “cambio de formación” que desinfló los ánimos en el Libertadores de América ya superada, Independiente despliega la idea madre del entrenador a rajatabla. Buscando que la repetición muestre el desenlace prometido. Si, hasta ante este Patronato abroquelado en el fondo, se veía la obstinada intención de triangular por los costados aún sin espacios. Ese fue el primer tiempo, que pasó chocando con la muralla entrerriana.

Esta es la receta, esta es la fórmula, así es la dieta. Este Independiente, como ya lo dijo el propio entrenador, se entrega a la idea.

La segunda etapa fue el mismo Independiente, el que busca lo mismo, el que cree en esa forma. El que puede cambiar nombres y posiciones, como fue el caso de Sánchez Miño, y seguir insistiendo hasta que el rival claudique.

El equipo de Paraná quiso cruzar la frontera en el segundo tiempo y abrió sus líneas. Así el mecanismo ofensivo rojo pudo articular lo que pergeñó desde el inicio del partido. Cierto es que pudo ampliar la diferencia, pero ya al final, cuando al Patrón lo gobernaban las urgencias.

Hoy Independiente es un equipo con muchísimo margen de mejora, si se considera que tiene la idea asimilada. Por ahora obediente y, afortunadamente, ha dejado atrás los vicios especulativos. Sin embargo, aún depende de las condiciones que imponga el rival para capitalizar su estrategia.

De cara a los octavos de final ante El Halcón Beccacece deberá definir, si es el equipo de memoria o la estrategia y táctica por partido, la ensalada que lo va a llevar a lucir el pantalón de equipo protagonista.

Deja tu comentario