PIDE UN 9 Y NO LE DAN

A 48 horas del cierre del mercado de pases, Lucas Pusineri sigue esperando por refuerzos para el plantel y que no le vendan más jugadores.

El mercado de pases, para Independiente, es pura improvisación. Lucas Pusineri arribó sabiendo que las caras nuevas iban a escasear, pero nunca se imaginó la serie de sucesos que ocurrirían con posterioridad: emigró Nicolás Domingo, se fue Nicolás Figal y no llegó el delantero de área que tanto desea. Para colmo el encuentro ante Boca en La Bombonera podría originar otro suceso cuanto menos sorpresivo: la dirigencia se cansó de las actitudes indisciplinarias de Pablo Pérez dentro de la cancha y tiene la intención de rescindirle contrato, reemplazándolo con un viejo conocido de la casa como Federico Mancuello. ¿Qué opina el DT? No está convencido del alejamiento de Pérez y tampoco le levantó el pulgar a Mancu, pero en Mitre 470 trabajan para lograr ese "cambio" y revertir el pensamiento del técnico.

La patada a Jorman Campuzano fue la "roja que rebalsó el vaso". Tal es así que la Comisión Directiva desea "expulsarlo" pagándole la mitad de lo que le corresponde entre lo que le deben (sueldos) y lo que le resta de contrato (hasta junio del 2021). Pero el mediocampista no está dispuesto a resignar dinero con el agravante que ya le comunicó a su representante y al entrenador que se quiere quedar en el Rojo. Al margen del deseo, Moyano y compañía ya acordaron con Toluca el traspaso de Mancu -a préstamo por doce meses- a cambio de 150 mil dólares, aunque es difícil que regrese si el cuerpo técnico no lo desea así.

Por lo pronto, mientras los directivos gestionan a sus espaldas, Pusineri aún no tuvo una determinación final. Y el tiempo está al acecho, ya que el viernes culmina el mercado de pases.

Deja tu comentario