¿LLEGA MARTÍNEZ?

Independiente tiene tiempo hasta hoy para cerrar la negociación que ya hace un par de semanas inició con Liverpool. Es que hoy vence el TMS (sistema internacional de transferencias) en Argentina, es decir que es el último día que tienen los clubes para traer jugadores del exterior. Para que Martínez vuelva a Liverpool es necesario que esté abierto el TMS en Uruguay y eso es viable aún, ya que en el vecino país cierra el próximo 2 de octubre, pero para retornar a Independiente debe tenerlo abierto Argentina.

 O sea, a partir del martes, la única alternativa es que Martínez vaya directo de Central a Independiente porque sería una transferencia doméstica y la única fecha trascendente, que realmente valdría, es la del cierre de libro de pases en Argentina.

 Eso es justamente lo que charlaron entre Independiente y Central durante los últimos días. Allí desde el rojo pusieron sobre la mesa esa modalidad que en Arroyito no seduce lo suficiente.

 Independiente habló de un préstamo por intermedio de Central, asumiendo el compromiso de la compra de un porcentaje del pase de Martínez, como mínimo el 30 por ciento al que se comprometió a comprar Central. Para ello en principio no sería indispensable que Liverpool retire la demanda que abrió en Fifa contra Central, pero del lado de Arroyito es un riesgo que no muchos están dispuestos a asumir.

La salida de Martínez ya se hubiera concretado si el rojo hubiese hecho efectivo el pago de 300 mil dólares que acordó con el presidente de Liverpool, pero el mismo nunca llegó. En el medio el técnico Lucas Pusineri le dijo a los dirigentes del rojo que tenía otras prioridades, entre ellas el ex arquero canalla Sebastián Sosa y el defensor Ezequiel Muñoz. Es más, les advirtió que si para sellar la llegada de ambos debían prescindir de Fede Martínez, que lo hicieran.

En este contexto en Central consideran que Martínez tiene "muchas chances” de seguir en Arroyito, lo que plantea una situación especial desde lo económico en el corto plazo. Porque de quedarse Martínez, los canallas estarán obligados a pagar a fin de año, o cuando salga el fallo de Fifa, la deuda asumida en enero de este año. En ese momento el extremo llegó a Central a préstamo por 30 meses, a cambio de 750 mil dólares, con los cuales Central se quedaría con el 30 por ciento de su pase, más allá de que el jugador debiera volver a Liverpool. Central no pagó las dos primeras cuotas (500 mil dólares), pero cuando el club uruguayo inició la demanda en Fifa lo hizo por el total de la deuda (es lo que corresponde desde los términos legales). Por eso, si se hubiera concretado lo de Independiente los canallas se habrían evitado de pagar no sólo esos 750 mil dólares, sino además las costas de litigio en la casa madre del fútbol mundial. En total serían unos 900 mil dólares.

Lo cierto es que Martínez se sigue entrenando en Central y el Kily de hecho lo utilizó en el último trabajo táctico, en lugar de Alan Marinelli, quien está con una sobrecarga muscular. Es más, si no se va en estos días, el próximo sábado seguramente estará en la consideración del DT para el amistoso ante Unión. El tiempo apremia al rojo y por eso si no se resuelve este lunes Martínez seguirá en Central.

Fuente: Diario LA CAPITAL DE ROSARIO

Deja tu comentario