El repaso táctico de Vélez 1 - Independiente 0

El equipo de Julio César Falcioni se enfrentó con un rival que le propuso un escenario diferente al que se venía dando, igualando por momentos el esquema y anulando su momento defensivo. Si bien el Rojo tuvo varias chances en un partido muy parejo, un detalle definió al ganador.

El partido comenzó con una máxima de Bielsa. En un encuentro realizado en Brasil donde asistieron diferentes referentes del sistema, el "loco" comentó: "cuando tenemos un partido importante, los esquemas se empatan. Donde haya uno de ellos, sepamos quien tiene la responsabilidad de absorberlo". Eso intentó hacer Mauricio Pellegrino ante el Rojo, igualando la línea de cinco para contener la subida de los laterales rivales, jugar 1 vs 1 con los tres delanteros y tener un jugador de más en el mediocampo para el momento defensivo. Para eso, mantuvo casi todo el equipo ante Talleres salvo la inclusión de Pablo Galdames por Ricky Alvárez.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Por el lado del Rojo, JCF no tocó al equipo, aprovechando que lo de Alan Fanco al Atlanta United se había dilatado unos días más y puso el mismo equipo que había goleado 6-0 a Sarmiento. Ante esta situación de sistemas espejos, el partido se iba a desarrollar de una forma diferente a la que venía teniendo que enfrentarse Independiente, donde la clave podría pasar por las transiciones, aprovechando la desorganización del rival y sacar una diferencia desde el marcador.

El mejor momento ofensivo para el Rojo se dio cuando pudo juntar gente en un sector para atacar el opuesto, siendo Sebastián Palacios una pieza importante en la finalización, aprovechando su velocidad y superioridad en el 1 vs 1. Si bien el "fortín" intentó contener los desdoblamientos de Rodríguez y Bustos, cuando Independiente cambiaba la velocidad del ataque no podía neutralizar los mismos.

Un punto importante en la fase ofensiva y que perjudicó a Independiente fue que el local supo como neutralizar a Silvio Romero a lo largo de los 90 minutos. En lo que va del ciclo Falcioni, es el segundo encuentro en el que el cordobés no completa remates (ninguno al arco, afuera o bloqueado). Si bien intentó hacer la tarea de descender para atraer y generarle espacios a sus compañeros -ver la nota "Silvio Romero, el delantero obrero"-

El partido, en líneas generales, fue muy parejo y con la disputa constante por la pelota en el mediocampo. En el mapa de las áreas de juego, podemos ver una diferencia notoria en el porcentaje de acción en la zona de mediocampo mientras que en las áreas de los dos equipos fue prácticamente el mismo porcentaje de incidencia.

Tal fue así que el resultado se terminó inclinando por algunas distracciones en una pelota parada que derivó en los dos cabezazos fortineros para quedarse con el triunfo.

En el séptimo partido al mando de este equipo, Julio César Falcioni y sus dirigidos supieron ser un poco más a lo largo de los 90 minutos, teniendo las situaciones más claras pero un detalle hizo que se quedaran con las manos vacías. Algo que remarcamos a lo largo de esta sección pero que es importante: en un ciclo que sigue construyendo un equipo y su identidad, estos encuentros dejan enseñanzas y permiten mejorar, ajustar y revisar detalles de cara a lo que se viene que será un punto de inflexión en lo que va de la temporada (Boca, Talleres y el clásico de Avellaneda) ¿Hará alguna modificación JCF ante la propuesta que le puso Pellegrino para no volver a pasar por el mismo desafío? Se viene el "xeneize" que ya supo adaptar un sistema a su Rival -línea de cinco con River-.

 

Avatar
Acerca de Ariel Vilachá 1352 Articles
Conductor - Editor - Redactor

Deja tu comentario